Colorin Colorado: Helping children read... and succeed!
A bilingual site for families and educators of English language learners
  • small text
  • medium text
  • large text
  • print

Cuándo llamar al profesor de su hijo

Por: Colorín Colorado (2010)

Anteriormente, se solían fijar días y tiempos específicos para celebrar las conferencias en las que se reunían los padres y maestros, y fuera de estas conferencias, la comunicación era escasa. Gracias al correo electrónico, los sitios Web de la escuela y las redes sociales, los padres y los profesores pueden comunicarse entre sí con más facilidad y frecuencia. No obstante, algunos padres se muestran aún renuentes a entrar en contacto con el profesor de su hijo. ¡Deje la renuencia a un lado! Una rápida plática o un intercambio de correos electrónicos pueden resolver malos entendidos sencillos, o dejar en claro que se requiere una conversación más larga y formal.

Asegúrese de llamar al maestro de su hijo si:

  • Observa un cambio de actitud en su hijo respecto a la escuela. Puede ser que un niño al que le gusta ir a la escuela, ahora llore y se resista a subir al autobús debido a que tiene problemas con algunos compañeros de clase o en el recreo. El maestro de su hijo puede ayudar a averiguar si hay algo mayor que esté pasando. De ser necesario, el maestro también puede recurrir a los especialistas de la escuela como el consejero para obtener ayuda adicional.
  • El material de lectura que se utiliza en la escuela o en las tareas constantemente parece ser demasiado difícil para su hijo. Para lograr un mayor avance, su hijo debe estar leyendo libros con una precisión de por lo menos 90 por ciento. Si bien la lectura de libros muy fáciles es ideal para fomentar la confianza y la velocidad de la lectura, la mayoría de los lectores también necesitan algo de práctica de la descodificación de nuevas palabras. Los libros demasiado difíciles resultan frustrantes para su hijo y puede ser que no desarrollen ninguna nueva habilidad para la lectura.
  • Los comentarios sobre el trabajo de su hijo no le quedan claros a usted. A menudo las notas individuales que los maestros ponen en el margen de los trabajos o junto a los problemas de matemáticas ayudan a que los padres entiendan lo que el profesor está intentando reforzar. Por ejemplo, en matemáticas, el profesor puede tener una rutina para la enseñanza de reagrupación que refuerza con algunas notas. En la escritura, el profesor puede desear que la ortografía de ciertas palabras sea correcta, mientras que permite el uso de ortografía inventada en otras palabras.

Una buena relación de trabajo entre los padres y profesores beneficia a todos. Permanecer en contacto, hacer preguntas y abordar los problemas antes de que se conviertan en algo demasiado grande son maneras de construir una sólida relación.

* Para ver este archivo necesita una copia de Acrobat Reader. La mayoría de las computadoras ya lo tienen instalado, de lo contrario lo puede obtener aquí.

Navegar en: