Colorin Colorado: Ayudando a los ninos a leer... y a triunfar!
Un sitio bilingüe para familias y maestros para ayudar a los niños a leer
  • small text
  • medium text
  • large text
  • print

Asistencia escolar: La clave del éxito

Por: Colorín Colorado (2008)

Una de las cosas más importantes que su niño puede hacer para alcanzar el éxito académico es también una de las más básicas: ir a la escuela a diario. De hecho, la investigación ha demostrado que el récord de asistencia de su niño puede ser el factor más importante que influye en su éxito académico.

Beneficios de asistencia diaria

Si asiste a clases con regularidad, es más probable que su niño pueda seguirle el ritmo a las lecciones y a las tareas diarias, así como tomar las pruebas y exámenes a tiempo.

También hay otras ventajas:

  • El San Diego Unified School's District — distrito escolar unificado de San Diego — encontró que los estudiantes que asistieron a la escuela con regularidad tenían mayor probabilidad de pasar las evaluaciones de lectura y matemáticas que los estudiantes que no fueron a la escuela de modo regular.
  • En el caso de los estudiantes de más edad, su presencia diaria en la escuela les brinda la ocasión de aprender más sobre la universidad y las oportunidades de obtener becas, así como de tomar los exámenes importantes que necesitan para ir formando un expediente académico exitoso.
  • La asistencia escolar con regularidad también puede ayudar a los estudiantes que están aprendiendo inglés, ya que les brinda la oportunidad de dominar con mayor rapidez y exactitud las destrezas y la información que necesitan -¡e incluso en otros temas!
  • Además, con el solo hecho de estar presente en la escuela, su niño está aprendiendo a ser un buen ciudadano al participar en la comunidad escolar, aprende valiosas destrezas sociales, y desarrolla una visión del mundo más amplia.
  • El compromiso que usted adquiere en cuanto a que su niño asista a la escuela también le enviará el mensaje de que la educación es prioritaria para su familia, que el ir a la escuela a diario es una parte crucial del éxito educativo, y que es importante asumir las responsabilidades de uno con seriedad -ya sea que se trate de ir a la escuela o de ir al trabajo.

Cuando su niño tiene que faltar a la escuela

¿Qué sucede cuando su niño tiene que faltar a la escuela debido a una cita médica o a un viaje familiar? A veces, estas situaciones no pueden evitarse. En tal caso:

  • Póngase inmediatamente en contacto con la escuela. Tiene que justificarse la ausencia y hable con el profesor de su niño para cerciorarse de que el niño no se atrasará en ninguna de las lecciones a las que faltó.
  • No obstante, es importante juzgar estas situaciones con cuidado. La asistencia escolar obligatoria por parte del estudiante constituye una política que las escuelas toman en serio. Las ausencias que no han sido justificadas se registrarán permanentemente en el expediente del estudiante; las consecuencias de que el niño falte a clases pueden incluir retrasos en las lecciones, participación más limitada y desempeño más deficiente en las pruebas y exámenes.
  • Tenga presente también que las escuelas públicas reciben fondos en función del número de estudiantes que asisten a diario. Cuando un estudiante pierde tan solo un día de escuela, la escuela pierde dinero -imagínese cuánto pierde una escuela cuando muchos estudiantes faltan muchos días durante el año.

Lo que los padres pueden hacer

En su calidad de padre o tutor, es posible planear por anticipado a fin de limitar las ausencias de su niño, asignarle a la asistencia escolar un lugar prioritario, y ayudar a su niño a no atrasarse si es necesario que falte un día a la escuela. Usted puede hacer esto de las siguientes maneras:

  • Ayude a su niño a llegar a tiempo a la escuela todos los días. Los problemas con los cuidadores de niños, el automóvil o por el retraso del autobús, y las condiciones del clima no son razones admisibles para faltar a la escuela. Con frecuencia las llegadas tardías a la escuela pueden también anotarse en el expediente permanente del niño, pues pueden causar que se le dificulte seguir el ritmo a las primeras lecciones de cada mañana. Enseñe a su niño a activar y a utilizar un despertador, y mantenga la televisión apagada en la mañana.
  • Siga los lineamientos y la política de asistencias de la escuela, y notifique inmediatamente las ausencias justificadas. Al inicio del año escolar, repase las reglas de la escuela y cerciórese de saber a quién necesita llamar si su niño va a estar ausente.
  • Verifique las tareas. Compruebe cada noche que su niño entiende y termina los deberes del día.
  • Asuma un papel activo. Manténgase involucrado en las experiencias escolares cotidianas de su niño preguntándole cómo pasó su día en la escuela, y luego escuchando con todo cuidado lo que le comparte -tanto sus éxitos como sus dificultades. Procure conocer al profesor y a los amigos de su niño.
  • Localice los posibles focos de ansiedad. Si con frecuencia su niño se muestra molesto o renuente a ir a la escuela y no puede decirle el porqué, concierte una cita con su profesor o consejero de la escuela para hablar sobre los posibles focos de ansiedad.
  • Manténgase al día sobre los eventos y avisos de la escuela. Lea los documentos de la escuela que su niño trae a la casa y tome nota de los avisos y de las fechas importantes, tales como las de la noche de regreso a la escuela y las de las conferencias de padres y profesores.
  • Procure limitar la cantidad de tiempo que su niño falta a la escuela debido a citas médicas o por enfermedad. Si es posible, evite programar las citas al médico durante las horas de escuela. Permita que su niño se quede en casa sólo en caso de que padezca de enfermedades contagiosas o severas.
  • Programe los eventos de la familia teniendo el calendario escolar de su niño en mente. Planee las celebraciones de los días de fiesta o los viajes de la familia para los fines de semana o las vacaciones escolares. En el caso de las emergencias familiares o de viajes inesperados, hable con el profesor de su niño con la mayor antelación posible y busque la manera de que su niño pueda trabajar por adelantado o de que lleve consigo al viaje las tareas importantes.
  • Planee por anticipado. Anime a su niño a que se prepare para el siguiente día de escuela haciendo que la noche anterior separe la ropa que se pondrá y que ayude en la preparación de su almuerzo.
  • Promueva la buena salud. Cerciórese de que su niño coma una dieta balanceada que incluya bastantes frutas y verduras, y que tenga oportunidades para hacer ejercicio a diario participando en un equipo deportivo o realizando juegos al aire libre.
  • Cree un ambiente de descanso. Finalmente, cerciórese de que su niño pueda relajarse antes de ir a la cama haciendo actividades que lo tranquilicen, como la lectura, en vez de actividades que lo estimulen, como ver la televisión. Asegúrese de que su niño duerma lo suficiente para que tenga un sueño reparador -el número ideal de horas oscila entre 8 y 12. ¡El hecho de dormir lo suficiente le ayudará a levantarse a tiempo, a sentirse fresco por la mañana y a sentirse que está listo para el día completo de aprendizaje que tiene por delante!

Al darle prioridad a la asistencia escolar de su niño, usted adoptará una medida importante para respaldar su éxito escolar y para ponerle el buen ejemplo. ¡Recuerde — cada día cuenta!

Nota: Esta información fue adaptada en 2008 del sitio Web sobre la asistencia escolar Every Day Counts (¡cada día cuenta!) publicada por el distrito escolar unificado de San Diego. Este sitio Web contiene una hoja de consejos para los padres sobre la importancia que tiene la asistencia escolar.