Colorin Colorado: Ayudando a los ninos a leer... y a triunfar!
Un sitio bilingüe para familias y maestros para ayudar a los niños a leer
  • small text
  • medium text
  • large text
  • print

Prepare a su hijo para aprender a leer

Por: Colorín Colorado (2007)

Hay varias cosas que usted puede hacer para ayudarle a su hijo a aprender, incluso desde que es un bebé. Los primeros tres años de vida son fundamentales para desarrollar las capacidades y la mente de su hijo.

He aquí algunas maneras de ofrecerle a su pequeño un buen comienzo.

Converse con su hijo cada vez que pueda

Desde el día en que nazca su hijo, háblele cuando estén juntos. Cuando esté preparando la cena, limpiando o yendo a algún lugar, permita que su hijo le oiga hablar sobre lo que esté viendo, haciendo o pensando. A medida que crezca hágale preguntas e involúcrelo en conversaciones.

Digan rimas

Las rimas son divertidas y permiten que los niños escuchen los diferentes sonidos de las palabras. Digan rimas como la siguiente, escrito por el cantante Jose-Luis Orozco:

Bate, bate, chocolate,
Tu nariz de cacahuate.
¡Uno, dos, tres, CHO!
¡Uno, dos, tres, CO!
¡Uno, dos, tres, LA!
¡Uno, dos, tres, TE!
Chocolate, chocolate,
Bate, bate, chocolate
Bate, bate, bate, bate,
¡Bate, bate, CHOCOLATE!

Visite a otro sitio donde podrá escuchar a "Bate, bate, chocolate", así como "Un gato" y "Sana que sana."

Canten canciones

A los niños les encanta escuchar a las personas cantando. Las canciones tienen rimas y ritmos que les ayudan a aprender. He aquí una canción de cuna:

Duérmete, mi niño
Duérmete, mi niño,
duérmete solito,
que cuando despiertes
te daré atolito.

Duérmete, mi niña,
duérmete, mi sol,
duérmete pedazo
de mi corazón.

Visite a otro sitio donde podrá escuchar a "Duérmete, mi niño," además de esta "Arroz con leche," "Los pollitos," "Arrurrú mi niño," "Los elefantes," "La rana," "De colores," "Las mañanitas" y "El toro, torojil."

O visite a Amazon.com donde podrá escuchar segmentos de "Diez deditos," un disco producido por José Luis Orozco.

Cuente cuentos

Cuéntele a su hijo un cuento que ya conozca o invente uno, ya sea tradicional, de su familia, algo gracioso o cualquier otro tipo de historia que prefiera.

Nombren todas las cosas

Dígale a su hijo cómo se llaman las distintas cosas y explíquele qué hacen. Diga por ejemplo: "El teléfono lo usamos para llamar a la abuela", o "El reloj se usa para saber qué hora es". Al hablar con su hijo, use los nombres de las cosas, en lugar de decir "eso", "esto" o "aquello".

Otra alternativa es usar letreros en su casa. Por ejemplo, letreros que digan: "mesa", "silla" o "muñeco". También pueden jugar a nombrar las cosas diciendo, por ejemplo: ¿Dónde está tu nariz? Y, ¿donde está la nariz de mamá? Después, toque la nariz del niño y pregúntele: ¿Qué es esto?

Señale las palabras en su entorno

Muéstrele a su hijo las palabras que vea cuando caminen, viajen en auto o tomen el autobús. Por ejemplo, muéstrele las palabras en los letreros de las tiendas. Cuando salgan, pídale a su hijo que busque palabras nuevas. Esto le ayudará a prestarle atención a las palabras y letras.

Lean juntos diariamente

A partir de los seis meses de edad, lea con su hijo por lo menos 15 minutos diariamente. Los expertos afirman que, de todo lo que usted puede hacer por él o ella, esto es algo de lo más importante. Convierta la lectura en un tiempo cálido y afectuoso. Para inspirarse, consulte la página Actividades para divertirse leyendo.

Escuche también a su hijo

Préstele atención a lo que diga su niño, aun cuando sea un bebé. Mírelo a los ojos para que vea que usted le escuchó. Así, estimulará al niño a seguir tratando de usar las palabras.

"Chocolate." © José-Luis Orozco. Impreso con permiso.