<em>Que Ningún Niño Se Quede Atrás</em>: Preguntas sobre la lectura

Este artículo ha sido adaptado para Colorín Colorado. El artículo completo está disponible en el sitio web del Departamento de Educación de los Estados Unidos. Puede ser que esta información no refleje cambios en la ley a nivel del estado o nacional. Para más información actualizada en inglés, visite EdNews.org y Education Week. Esta información aplica a las escuelas públicas, no privadas.

La ley federal "Que ningún niño se quede atrás" o (NCLB-No Child Left Behind) ha tenido un gran impacto en el sistema de educación en este país desde su introducción en 2001. Esta ley requiere que los estudiantes sean evaluados anualmente para ver cómo están progresando académicamente en áreas tales como la lectura y las matemáticas. Este artículo le ofrece más información sobre la importancia de la lectura en esta ley.

¿Cuál es la situación actual? ¿Cómo les va a los alumnos norteamericanos en la lectura?

La situación es preocupante. Los resultados más recientes de la Evaluación Nacional del Progreso en la Educación respecto a la lectura revelaron que sólo el 40 por ciento de los alumnos se desempeñaron al nivel aceptable o superior a él, demostrando así un sólido desempeño académico. Y aunque los puntajes de los alumnos de rendimiento más alto han mejorado con el tiempo, han decaído los de los alumnos norteamericanos de rendimiento más bajo. Por ejemplo, 70% por ciento de los alumnos de bajos ingresos del cuarto grado no demuestran un sólido desempeño académico en la lectura (National Assessment of Educational Progress, 2001).

Presenta un problema grave para nuestros alumnos: un niño del cuarto grado que no puede leer no podrá completar sus tareas, disfrutar un libro o anticipar el futuro con confianza y emoción.

¿Cuál es la clave para remediar la situación?

Por suerte, es posible remediar la situación. Hay escuelas y distritos que han logrado enseñar a niños — incluso a algunos considerados entre los más difíciles de enseñar — a ser lectores de nivel aceptable antes de pasar del tercer grado de primaria.

La investigación ha revelado reiteradamente los conocimientos y las aptitudes cruciales que los niños colegiales necesitan para convertirse en buenos lectores (Panel Nacional de Lectura, 2000). En diferentes estados y distritos escolares los maestros han demostrado que la instrucción con base científica puede funcionar y de hecho funciona con todos los niños.

Así pues, la clave para ayudar a todos los niños a aprender es ayudar a los maestros en todas las clases a beneficiarse de la investigación pertinente. Eso se puede lograr ofreciendo cursos de actualización y capacitación profesional a los maestros sobre el uso de los programas de lectura con base científica; con el uso de materiales y programas de instrucción que también tengan base en la investigación científica sólida; y garantizando la responsabilidad de los resultados mediante la evaluación continuada.

¿Por qué es tan importante para los niños adquirir buenas aptitudes en la lectura durante los primeros años de la escuela?

La lectura abre muchas puertas para los niños que aprenden a leer a una edad temprana. La investigación demuestra que los niños que saben leer bien durante los primeros grados de la primaria obtienen resultados muy superiores en los años posteriores; pero los que se rezagan en lectura, en muchos casos, también siguen rezagados en cuanto al rendimiento académico (Snow, Burns y Griffin 1998).

Además, la lectura abre la puerta al aprendizaje sobre las matemáticas, la historia, la ciencia, la literatura, la geografía y mucho más. Así pues, los niños con aptitudes en lectura pueden triunfar en esas materias, aprovechar otras oportunidades (tales como la lectura por gusto propio), y desarrollar confianza en sus propias capacidades. Los alumnos que no saben leer bien tienen mayor probabilidad de abandonar los estudios y quedarse limitados a los empleos de bajo salario durante toda su vida. No cabe la menor duda de que la lectura es crucial para poder tener éxito en la realidad social actual.

¿Quíen tiene la responbilidad para enseñar a los niños a leer?

Cómo padre de familia, usted es el primer maestro de la lectura. Desde el nacimiento hasta entrar a la escuela, los padres pueden construir una formación importante para el éxito escolar. Sin embargo, una vez que su hijo entra a la escuela, los educadores asumen la responsabilidad para enseñar a los niños a leer. Es uno de los objetivos más importante para una escuela primaria; por eso los niños dependen de sus maestros, y los que menos tiene el apoyo en la casa más necesitan el apoyo de sus maestros. Entonces los maestros también necesitan nuestro apoyo, y los maestros de los niños con mayores dificultades en leer necesitan un gran nivel de ayuda de su distrito y su comunidad.

Los niños también pueden aprender sobre el papel de lectura en su comunidad y en organizaciones locales como bibliotecas, mientras que los padres siguen apoyando a sus esfuerzos escolares y practicando la lectura en la casa.

¿Cuáles acciones se están tomando para ayudar a los niños a aprender a leer bien antes de graduarse del tercer grado?

Primero, para los líderes a todos los niveles de gobierno y del empresariado, así como para los padres, los maestros e incontables ciudadanos voluntarios dedicados a programas de lectura en todas partes del país, mejorar la capacidad en lectura de los niños tiene alta prioridad.

Segundo, los educadores y los investigadores están de acuerdo con respeto a la investigación que revela reiteradamente los conocimientos y las aptitudes cruciales que los niños colegiales necesitan para convertirse en buenos lectores. En este momento en la historia de nuestro país, la ciencia ilumina este proceso, y la investigación identifica los componentes esenciales de la instrucción de la lectura.

Tercero, los esfuerzos comunitarios están dedicando su atención a este problema; los distritos, escuelas y agencias educativas ya han empezado a mejorar la instrucción de la lectura mientras que los fondos federales están dispuestos para estos esfuerzos.

Finalmente, al nivel nacional, la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás refleja esa inquietud con un nuevo programa bautizado "Reading First," cuyo nombre oficial en español es Antes que nada, la lectura. Se trata de una ambiciosa iniciativa nacional que tiene por objeto ayudar a todos los niños en todos los estados a ser buenos lectores con instrucción que sea guiada por la mejor investigación que exista.

En tales programas, a los alumnos se les enseña de manera sistemática y explícita las cinco aptitudes siguientes, las cuales han sido señaladas por la investigación como indispensables para que los niños pequeños logren aprender a leer bien. Las definiciones que aparecen a continuación se extrajeron del Informe del Panel Nacional sobre la Lectura, (Report of the National Reading Panel 2000):

  • Conocimiento fonémico: la capacidad de oír e identificar los sonidos en las palabras habladas.
  • Fonética elemental: la relación entre las letras del idioma escrito y los sonidos del idioma hablado.
  • Fluidez o soltura en la lectura: la capacidad de leer los textos con exactitud y rapidez.
  • Vocabulario: las palabras que los alumnos deben conocer para poder expresarse de manera eficaz.
  • Comprensión: la capacidad de entender y comprender el significado de lo leído.

¿Apoya Que Ningún Niño Se Quede Atrás programas para ayudar a los niños a desarrollar las aptitudes lingüísticas y prepararse para aprender a leer antes de que entren en el kindergarten?

Sí. Antes que nada, la lectura infantil (Early Reading First) apoya programas preescolares que brinden educación de alta calidad a los niños pequeños, en particular a los de familias de escasos recursos económicos. Aunque los programas de educación infantil son importantes para el desarrollo social, emocional y físico, también lo son para el desarrollo cognitivo y lingüístico durante los primeros años de vida.

References

U.S. Department of Education. Reading First: Frequently Asked Questions. http://www.ed.gov/programs/readingfirst/faq.html

National Reading Panel Report, 2000.

ADVERTISEMENT

Comentarios

I taught for 36 years. I retired as an ESL teacher. From my experience as a classroom teacher, I know that it is important to know what skills a child already has and skills they need to learn. I also know there has to be assessment. But the tests by which teachers, schools and students are evaluated are a one size fits all. Academic freedom to just teach is just gone. Now we teach by prescription. Children's natural creativity has been replaced with taking tests on paper. I am glad I retired when I did. I could not teach the way I was required with a clear conscience. When will finally see that kids need time to learn and teachers really want to teach, not just look good on a database? NCLB has only given bean counters a job and will not help kids to become more effective learners. That is what teaching is; helping kids to survive with quality in real life. That is the true report card on education and we are failing our kids with too much bureaucracy and little humanity. Just let teachers who love to teach do exactly that without fear of offending NCLB. Just give teachers who love kids and the kids a break! Teachers need to feel respected for a very difficult profession and kids need to have a chance to learn to love learning.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.